Te doy la bienvenida !

Me llamó Mauro y soy un Montevideano ahora radicado en un pequeño pueblo de costa de Bahía llamado Imbassai (Brasil) y que a veces tengo una necesidad imperiosa de escribir tonterías ... y como este espacio es gratis y el aire libre y por suerte el pensar también.... aquí van mis comentarios, que solo son eso, comentarios y anécdotas u observaciones desde las ventanas de mis ojos, que sin duda es el lugar más limitado desde donde ver las cosas. Pero es lo que tengo y es lo que hay, no pretendo que te sea útil para nada, pero si cuando los leas te apetece y quieres dejarme un comentario, pues puedes hacerlo. Un saludo de este gato calandraca, pero que aún anda por los tejados. Espero encontrate en algún tejado que otro y no te quedes todas las noches seguro y encerrado en tu casa.






lunes, 6 de diciembre de 2010

Llega el fin de año y llegan las evaluaciones ...

De forma casi forsoza  la llegada del fin del año trae consigo lo que llamamos las evaluaciones o conclusiones que sacamos del año que va terminando. Si fue bueno, malo o regular, si fue para recordar o para mejor olvidar, si en una de esas fue un año que nos ha pasado desapercibido. El fin del año por costumbre lo tenemos para sacar conclusiones y el principio de año lo tenemos para nuevas proposiciones... para proponernos nuevas cosas que nos gustaría hacer o experimentar en el año que comienza.
Seamos así o no, usemos o no el fin de año para este tipo de evaluación... algo que sí tenemos todos en común es la convicción de que este año ha pasado rápido pero que muy rápido.
Termina el año y poco he avanzado en la conprensión de las cosas. No se realmente por donde empezar. Pasan los años y me voy convirtiendo en una persona menos valiente. Soy capaz de mirar y ver en lo general pero me cuesta ser acertado en lo particular. La especie como tal no termina de entenderse. Las diferencias son cada vez mayores y seguimos creciendo en una especie de insensibilidad a casi todo.Seleccionamos a muy poquitas personas con quien relacionarnos y aún así no logramos hacerlo en plenitud. Deambulamos como locos tras el reloj y las responsabilidades que nos vamos cargando sin siquiera preguntarnos sinceramente si las necesitamos. Somos incapaces de comprender al otro porque siempre estamos metidos en nuestro propio personaje. Pensamos siempre que los grandes sufrimientos son los que nos tocan a nosotros y solo en algunos pequeños momentos nos damos cuenta de que no es así, normalmente a través de alguna noticia o película o si dedicamos de nuestro tiempo para leer algún artículo o algún libro.
Pero aún así nos mantenemos distantes, no sea que llegando a entender verdaderamente tengamos que ponernos a cambiar un montón de cosas de nuestra propia vida.
Vivimos y actuamos como si fuéramos a vivir para siempre y como si el pasaje pa el otro lado solo es un billete que compran los demás.
Tenemos más conocimiento de lo que nuestros abuelos o bisabuelos tenían pero la verdad que mucho no sabemos que hacer con él. Vivimos muchos más años y tampoco le sacamos a eso el máximo de provecho. Por tener (al menos los que puedan llegar a leer este artículo) tenemos mas de todo pero aún corremos insatisfechos buscando más.
Las diferenciacion en culturas, las diferenciaciones raciales, las diferenciaciones económicas, las diferencias religiosas, las geográficas, las de ideas, que bien podrían haber servido para constituir un puzzle variado y maravilloso... no han podido generar un equilibrio ni en el mundo ni en nuestro interior. La gran intensión de dominar y dominarnos (como lo hacen los gobiernos también nosotros lo intentamos con nuestros hijos, parejas o empleados) nos siguen dejando individualmente confundidos y ansiosos.
Supongo que algunos cruzan la línea que te aleja de este desequilibrio y te adentra en la verdad que te hace libre y te permite experimentar  paz. Deben ser muy pocos porque he recorrido muchos sitios, he conocido a muchisimas personas y pocos muy pocos me han dejado esa sensación. Nos encontramos de a ratitos y nos perdemos más rápido que volando.
Y al mismo tiempo veo con ojos esperanzadores el esfuerzo que se hace en individual y colectivo para seguir indagando, experimentando, ensayando en el camino del encuentro. De esos sí me encontrado con miles, personas que me han contagiado de esa sensación: buscar, experimentar, ensayar y veo que de alguna forma me han ayudado estimulándome ... a irme encontrando.
Por eso este fin de año me encuentra igual que otros fin de año... igual que a principio de año e igual que me encontrará todo el tiempo: buscando, experimentando, ensayando. Cruzándome todo el tiempo con personitas como yo ... que hacemos lo mismo. No hemos tenido todavía la capacidad de encontrar el equilibrio ni de poder enseñarlo por supuesto... no puedes enseñar lo que no has experimentado; pero tenemos la alegría de sentirnos orgullosos porque por lo pronto creemos que nos ganamos el derecho a seguir con este paseito por el planeta en la búsqueda de ese equilibrio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada